La agricultura de precisión es un concepto agronómico de gestión de parcelas agrícolas, basado en la existencia de variabilidad en campo. Requiere el uso de las tecnologías de Sistemas de Posicionamiento Global (GPS), sensores, satélites e imágenes aéreas junto con Sistemas de Información Geográfica (SIG) para estimar, evaluar y entender dichas variaciones. La información recolectada puede ser usada para evaluar con mayor precisión la densidad óptima de siembra, estimar fertilizantes y otras entradas necesarias, y predecir con más exactitud la producción de los cultivos.

Esta es la definición que podemos leer en la wikipedia sobre “La agricultura de precisión“. Si la vuelves a leer y analizar, verás que hay muchos campos donde se puede trabajar a día de hoy ya que todavía no está explotados. Nosotros creemos que la agricultura de precisión es una oportunidad de mercado, una oportunidad para ayudar a mejorar un sector que se ha dejado un poco apartado y que no se ha mejorado tecnologicamente como se esperaba.

Tenemos que reconocer que la agricultura es uno de los sectores más importantes de nuestra sociedad, una sociedad que cada vez tiene más miembros, por lo que tiene una mayor demanda de productos que se obtienen del sector primario. Este sector tiene unos recursos limitados, por lo que tenemos que pensar en soluciones tecnológicas para optimizar la obtención de los recursos.

Ya en la definición que hemos leído lo indica, requiere el uso de varias tecnologías para recolectar información y así poder obtener con mayor precisión parámetros importantes para la producción. Desde iBeetel, lo tenemos muy claro, la información es poder, por lo que estamos desarrollando un producto que ayudará al sector a mejorar y optimizar el rendimiento de sus explotaciones.
En estos momentos estamos en fase del prototipado del proyecto iBeeAgro, un sistema de monitorización agrícola que permitirá a los técnicos de las explotaciones tomar decisiones de forma preventiva en sus cultivos. Con esta solución conseguimos cambiar la forma de actuar sobre el campo, pasando de acciones correctivas a acciones preventivas, consiguiendo así una gran reducción en costes de la producción.